Reglas de oro para el colon irritable

Si llevas luchando por años con el colon irritable y todos sus incómodos síntomas o has sido recientemente diagnosticado con esto, a continuación te voy a compartir mi viaje y lo que he aprendido hasta hoy.

Por mas años de los que puedo recordar he luchado por llevar una vida normal, sin tener que pensar constantemente en la ubicación del baño más cercano, evitar ropa ajustada para que no se note mi vientre hinchado, aguantar esos gases incómodos que aparecen en los momentos menos apropiados y, lo más triste de todo, aceptar que es una enfermedad que no tiene una cura definitiva.

He visitado a varios médicos especialistas, he pasado por varias dietas especiales y medicamentos, pero siempre vuelvo a los mismos cuadros de dolor, episodios de diarrea o estreñimiento  e inflamación del vientre. En general, aunque los síntomas eran molestos me empecé a acostumbrar a ellos resignada a no encontrar una cura.

Así pase varios años, entre momentos de normalidad y algunos episodios sintomáticos tratando de llevar el día día sin que me afectara. Sin embargo, el año pasado los síntomas empezaron a empeorar y dependía enteramente de los medicamentos que en su momento me recetaron. Los ciclos entre sentirme normal y mal se detuvieron, ahora casi que constantemente sentía alguna molestia.

Me preocupé al extremo de pensar en que tenía algún tipo de cáncer, así que me decidí y volví a consultar un nuevo especialista y aquí es dónde todo hizo clic para mi. En primera instancia se descartó rotundamente la posibilidad de algún cáncer, era simple y llanamente mi colon clamando atención.

Todo este tiempo que me resigné a que no había una cura no miré al otro lado del espectro. Efectivamente no hay una cura, pero existen elementos que pueden ayudarme a mejorar los síntomas. Debo incorporarlos a mi vida y hacer un cambio. No es solo hacer una dieta mientras me mejoro, no es esperar a que el médico me diga que puedo o no puedo comer y tampoco hacer de los medicamentos  mi chaleco salvavidas cada vez que me sienta mal.

Normalmente, cada vez que iba al médico me daban una hoja con los alimentos que no debía comer que era una lista de frutas y verduras y de otros alimentos procesados. Esto me estresaba mucho, porque si por ejemplo dentro de las verduras estaba la cebolla no sabía si era por completo, o sólo cruda o si podía comerla en alguna preparación. Por lo que decidía eliminar por completo lo que estaba en la lista  y en realidad se convertía en una dieta bastante rigurosa que terminaba por abandonar, porque no veía ningún resultado y me aferraba a los medicamentos.

Una vez  en consulta con la doctora y compartirle mi problema con el colon y con las dietas que siempre me dan. Ella me ha dicho que es algo muy común, de hecho ella tiene cientos de pacientes que como yo no las han educado bien sobre cómo alimentarse y que las han llenado de ansiedad. Me ha dado los siguientes consejos que de verdad me han ayudado demasiado:

  1. No te recomiendo ingerir lácteos. En realidad son bastante pesados para el colon. Pero si eres de esas personas que no pueden vivir sin ellos, la primera regla de oro es,que si vas a consumir lácteos procura consumirlos en el horario de la mañana y que sean deslactosados.
  2. Elimina los jugos de sobremesa. Evita a toda costa tomar jugos con tus alimentos. El consumo de jugos sobre las comidas incrementan la producción de gases en tu estomago.
  3. Bebe mucha agua. El agua debe ser tu compañero durante el día y con las comidas.
  4. Acompaña tus comidas con alguna aromática o té. Para ayudar a procesar mejor tus alimentos, las bebidas calientes son muy buenas para ello.
  5. No le tengas miedo a las legumbres. Siempre que vamos al médico nos han estigmatizado las legumbres y las han puesto como nuestro mayor enemigo. Pero no les vuelvas a temer, puedes comerlas siempre y cuando las acompañes con la misma cantidad de arroz, con tu bebida caliente y con mucha mucha agua.
  6. Evita los panes con levadura. Debo admitir que este ha sido el que más duro me ha dado como amante incondicional del pan. Pero una vez los dejé de verdad que sentí el cambio. En general debes evitar todo lo que venden en tu panadería, la levadura es un componente casi que de todos los productos que te venden.
  7. Evita las ensaladas de fruta. Este fue bastante sorprendente para mi, nunca me lo habían dicho pero también he visto el cambio desde que las dejé. La mezcla de frutas de las ensaladas hacen que tu cuerpo produzca muchos gases que ya sabes dónde van a terminar.

Estas son las reglas que son generales para todos los que sufrimos del colon, sin embargo es importante que dentro de tu alimentación diaria detectes que otros alimentos te sientan mal y los elimines de tu dieta.  No te agobies con dietas estrictas, incorpora estos consejos en tu vida y te aseguro que vas a ver el cambio.

2 thoughts on “Reglas de oro para el colon irritable

  1. Hola! que buenos consejos das!
    El colon está ahí para comerse nuestra mierda y no nos damos cuenta de lo mal que le hacemos.
    Toda enfermedad tiene relación emocional. Te recomiendo un libro que me ha abierto los ojos sobre esto. “Cuerpo de mujer sabiduría de mujer”(No es mio) y aunque sea una guía de mujer. Da muchas respuestas para cualquier ser humano.
    Nuestras emociones y nuestras enfermedades van de la mano.
    https://conectamujertierra.wordpress.com/2018/01/16/cuerpo-de-mujer-sabiduria-de-mujer-i/

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s