Elementos clave para lidiar con el estrés

El estrés es una palabra que se ha incorporado a nuestra cotidianidad, la usamos para definir una situación, nuestro estado mental y hasta a algunas personas. Tiene un peso significativo en nuestra vida al punto de somatizarse en enfermedades que afectan nuestra salud física. Al final del día terminamos con gastritis, colon irritable, migrañas y otras enfermedades que tratamos de manera aislada y que muchas veces tienen la misma fuente: ¡estrés!.

Con esto no quiero decir que mágicamente se van a curar todas tus enfermedades, pero seguramente te va a ayudar a manejarlas mucho mejor.  Te voy a compartir mi experiencia, lo que yo hago para manejar el estrés y mis consejos, a manera personal, sin que esto consista en una orientación profesional.

Antes que nada, voy a sintetizar los tipos de estrés que normalmente manejamos en dos categorías, y con base a ello te voy a dar mis aproximaciones para lidiar con ellos:

  1. Estrés emocional: Este aparece cuándo tienes algún problema en tu vida sentimental o familiar. Normalmente aparece cuando estás pasando por una ruptura, problemas con tu familia, peleas con tu pareja o amigos o cuando te comparas con los demás y pasas por una pequeña crisis existencial.
    • Habla con alguien.  Compartir tus sentimientos es la forma más sencilla de liberar el estrés. Cuando te guardas tus problemas, estás prolongando tu ansiedad y engordando el problema. La perspectiva de otras personas te pueden ayudar a simplificar los problemas, darte cuenta de tus errores y buscar formas de voltear la página y seguir adelante.
    • No le tengas miedo a ir a un profesional. Si no te sientes cómodo compartiendo tus problemas con  conocidos o no tienes con quien hablar, la solución la puedes encontrar con un psicólogo. La terapia psicológica es muy efectiva para enfrentar problemas del orden emocional y en ningún momento indica que estés loco. No tienes que verlo como la visita a un médico, es algo tan natural como ir al gimnasio. Tómalo como parte de tu rutina para tu salud mental.
    • Actúa. Empodérate de tus problemas y cambia lo que esté mal. No te estanques y busca soluciones. Expresa tus sentimientos y llega a acuerdos. Cambia dentro de límites aceptables, no te dejes doblegar pero tampoco te impongas a los demás.
    • No luches contra lo que no puedes cambiar. Muchas veces remamos contra corriente y terminamos empeorando las situaciones. Ten en cuenta que así como hay cosas que se pueden cambiar, entiende que hay otras que por más que quieras no puedes modificar. Aprende a identificar lo incambiable, resignarte y aprender a manejarlo. Por ejemplo, si tu relación con tu familia es muy tensionante por diferencias en los temperamentos, pensamientos diferentes, etc. Haz intentado hablar y el resultado es lo mismo: ¡Resignate!. Te genera menos estrés saber sortear los generadores de conflicto que atacarlos de frente.
    • Déjalo ir. No le des muchas vueltas al asunto. Normalmente encapsulamos ese momento/discusión/problema en nuestro cerebro y pensamos en ello constantemente. Eso solo hace que se nos forme un nudo en el estómago, que tengamos una sensación de pesadez y dolor de cabeza.Mi consejo es que lo dejes ir, bien sea evitando por completo estas personas o, si es tu familia – a quienes para mi en definitiva no lo puedes hacer-  perdona y anímate a dar el primer paso.
    • Distráete: Mientras das solución al problema busca distractores positivos; no te entregues al alcohol, cigarrillos o comida chatarra. Ve a cine, pasa una tarde riéndote con tus amigos, sal a bailar o a comer.
    • No te compares con los demás. El peor error que puedes cometer, y que he cometido en muchas ocasiones, es comparar mi vida con la de los demás y definir mi éxito con el de los demás. ¡No lo hagas!. Cada persona es diferente y la definición del éxito sólo la puedes determinar tu. Traza tus propias metas y trabaja sobre ellas. Si es necesario desconéctate de las redes sociales por un tiempo, y haz un trabajo de introspección. Ajusta tus estándares,  se muy realista y aprende a aceptar el “está bien” por encima del “perfecto”.
  2. Estrés laboral y/o escolar: Cuándo el ambiente laboral no es el mejor, tu jefe  o tus compañeros no son muy agradables contigo, el trabajo es sofocante o tienes tanto trabajo que no das a basto.
    • Maneja mejor tu tiempo. La fuente de tu estrés puede ser causado por una falta de organización. Evita la procrastinación, si hay tareas que puedes hacer inmediatamente, ¡hazlas!. Intenta mantener una agenda o cuaderno con todo lo que tienes que hacer y no pongas un horario muy ajustado, recuerda que hay tareas que te pueden costar más tiempo de lo que crees.
    • Divide los proyectos en pequeños pasos. Cuando un proyecto parezca muy abrumador intenta realizar un plan con pequeños pasos. De este modo, no te abrumas intentado hacer un poquito de muchas cosas sino que aprovechas mejor tu tiempo y puedes manejar el proyecto de mejor manera.
    • Prioriza tareas. Si hay alguna tarea que te quita el sueño o por la que estás muy preocupado, intenta dedicarle varios espacios de tu agenda diaria para que puedas prestarle la atención que se merece, sin descuidar el resto de tus tareas. De este modo el día te va a rendir muchísimo más, y va a ser mucho más placentero.
    • Aprende a decir ¡No!.  Muchas veces intentamos ser complacientes o no dimensionamos nuestro tiempo y solemos aceptar todas las tareas que nos ponen. Antes de aceptar una nueva carga, revisa tus tareas y tu tiempo; si ves que no lo puedes lograr es mejor que lo manifiestes de inmediato. Es preferible que les anticipes que por tu sobrecarga laboral el resultado no va a ser el mejor a que al final tu rendimiento general se vea afectado.
    • Comunica Una vez te hayas organizado y te des cuenta de que no hay manera de realizar todo lo que te toca hacer, antes de estresarte y perder el control, respira y habla con tu superior. Intenta buscar una solución, bien sea delegando, buscando la ayuda de un compañero o pidiendo una ampliación del plazo final.
    • Las groserías existen por algo. El día a día del trabajo no siempre es fácil, siempre hay alguna cosa que hace que tus tareas se compliquen o puede que la tarea, per se, sea estresante. Lo que he aprendido a hacer para liberar mi impaciencia es desahogarme con una buena grosería. Evidentemente no lo tienes que hacer a todo pulmón frente a todos tus compañeros, con que te lo digas suavemente o te desahogues con alguien te vas a sentir mucho mejor.
    • Conéctate con otros. Con el día a día nuestra vida se vuelve una burbuja de lo mismo con los mismos, y solemos olvidar que existe algo más que lo que haces y ves todos los días.  Un buena estrategia es intentar hablar con tus amigos o familiares al menos una vez por semana, salir a comer o simplemente a dar una vuelta. Esto te va a recargar de energía y te liberas del estrés.
    • Mantén una rutina saludable. Este es un consejo bastante cliché, pero si que es muy importante. Mantener una dieta saludable, horas de sueño apropiadas y algo de actividad física, sí que hacen la diferencia.
    • Establece unas herramientas de “alivio de estrés”. Piensa y enlista (mentalmente o por escrito) las diferentes formas saludables que puedes usar para sentirte relajado y recargado. Pueden ser herramientas para tus días de mayor estrés, pero la idea es que hagas al menos una de estas actividades inclusive los días en que te sientas bien. Ejemplos:
      • Salir a caminar
      • Sudar toda la frustración con ejercicio
      • Llamar a un amigo
      • Escribir un diario
      • Tomar un baño
      • Saborear una taza de té o café
      • Leer un buen libro.
      • Escuchar música
      • Ver una comedia
      • Aromaterapia
    • Mantén el sentido del humor. No te amargues por cosas pequeñas, ten la habilidad de reírte de ti mismo. Está comprobado que la risa ayuda a tu cuerpo a liberar el estrés.

Espero que estos consejos te puedan ayudar a lidiar mejor con tu estrés y que puedas disfrutar mejor de tu vida. No se te olvide siempre respirar hasta 10 y no descargar tu frustración y mal genio sobre los demás.

3. estrés_ pinterest

 

 

 

2 thoughts on “Elementos clave para lidiar con el estrés

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s